• TODO POR AMOR. Rasgos principales de la vida de San Francisco de Sales

    Aunque vivieron con más de dos siglos de diferencia y con las cimas de los Alpes de por medio, ningún otro santo inspiró tanto a Don Bosco como San Francisco de Sales. Ya en su ordenación sacerdotal se había propuesto imitar su estilo.

    Desde que comenzó con el primer oratorio en las barriadas de Turín, siempre eligió ponerlo bajo la protección del santo obispo de Ginebra. Y cuando finalmente reunió a algunos de sus muchachos con la idea de fundar una nueva congregación religiosa, le dijo: «Nos llamaremos salesianos»

    En los contextos difíciles en los que le tocó trabajar, la caridad y la dulzura de San Francisco de Sales guiaron toda la obra de Don Bosco, consciente de que «se atrapan más moscas con una gota de miel que con un barril de vinagre». Y aunque el campo de trabajo de ambos santos fue muy distinto, se podría decir que el estilo de Francisco de Sales marcó en adelante no solo la tarea de Don Bosco, sino también la de su familia salesiana, llamada a esparcirse por todo el mundo.

Main Menu